Saturday, January 14, 2012

Las pistas falsas conducen al desamor

Hagamos algo absurdo by Cohetes naranjas


Interpretamos todas las señales
de forma errónea y casi despiadada
y acordamos que era amor lo nuestro
cuando aquello de amor no tenía nada.

Nos la jugamos con nuevos dolores
y malgastamos nuestras madrugadas
arrinconados en sitios mugrientos
con gente oscura, bor racha y drogada.

Cogimos motos en calles desiertas
con el primer sol de la mañana,
nos persiguieron policías secretas,
si no existían se los inventaba.
Y por seguirla me convertí en esto,
en alguien que no decía que no a nada,
justifiqué los medios con los fines
y acabé como la gente que odiaba.

A su lado siempre tuve miedo aunque vi cosas que no imaginaba:
descubrí el poder de la belleza
y su cuerpo se convirtió en mi entrada
a un laberinto de gestos ambiguos,
a un nuevo concepto de distancia
y aprendí que la gente sencilla
era gente que no le interesaba.

Y pasamos mañanas enteras
mirando el techo tumbados en camas
intentando reconstruir la noche
mitad con sed, mitad con taquicardia.
Vulgaricé todo lo que tuvimos:
primero fue el dolor, luego la rabia
y cuando el cansancio dio paso al sueño
no vi cómo el desastre se acercaba.
Y en mi cabeza todo estaba intacto
pero su paciencia estaba agotada.

Quise creer en todas la señales
pero todas las pistas fueron falsas

The Secret Society

5 comments:

Joan said...

que guapa!

Pekisch said...

por dios qué maravilla, y qué oportuno.
echaba de menos pasar por aquí...

Pekisch said...

muy oportuno leer algo así.
echaba de menos pasar por aquí.

Laura said...

Hola Blanch :) Acabo de trobarme amb el teu blog, te sigo. un petóóó

Fany said...

Es, simplemente, colocarse en una trayectoría de colisión: se piensa que todo está bien hasta que de pronto te estrellas!